¡Tiren otra vez! / En opinión de Jorge Suárez-Vélez

México / Redacción MX Político.- De niño me gustaba jugar ajedrez con mi papá. Él me dejaba repetir movidas equivocadas, pero lo hacía después de dos o tres jugadas para que la consecuencia de mi error fuera evidente. Lo mismo aplica para el gobierno de López Obrador. Las consecuencias de sus errores son cada vez más obvias, ojalá que vuelva a tirar y no siga defendiendo el error.

El presupuesto presentado el domingo confirma que tampoco en 2020 creceremos. Otra vez, todo es gasto corriente y casi nada inversión. En términos recaudatorios, se insiste en crucificar al contribuyente cautivo, sin el menor intento de aumentar la base tributaria. Se promueve la informalidad con programas "sociales", como el que les regala dinero a los "ninis" sin siquiera hacerlos darse de alta en Hacienda.

Estiman un alza imposible de 17% en la producción petrolera que lleva 14 años cayendo. Éste sería el incremento más fuerte desde 1982, cuando empezó a producir Cantarell. Urge que López Obrador corra a Rocío Nahle y a quienes creen posible rescatar a Pemex y recuperar producción simplemente echándole ganas, sin profundos cambios estructurales.

Inyectarán cinco mil millones de capital para prepagar bonos que vencen entre 2020 y 2023, y emitirá nueva deuda a 7, 10 y 30 años. Esta capitalización es sólo para reestructurar pasivos; requeriría de seis mil millones más para recuperar producción y reservas. Moody's calcula que necesitan 20 mil millones de dólares, cuando menos, para mantener a Pemex a flote, pero lo presupuestado para 2020 se irá a la absurda refinería de Dos Bocas. Sin una estrategia sensata, los bonos de Pemex perderán el Grado de Inversión en 2020. La calificación de la deuda soberana de México está también en jaque.

Tampoco lograrán el incremento propuesto de 3.7% en la recaudación fiscal, cuando la economía está estancada y desmantelaron al SAT. Para llegar al superávit primario estimado de 0.7% del PIB, tendrán que seguir cortando gasto con machete. Como el reparto clientelar es prioritario, cortarán más programas importantes.

La inversión pública de sólo 1.5% del PIB hace indispensable que la inversión privada sea robusta. Por cada peso que invierte el gobierno, el sector privado hoy invierte casi siete. Para que la inversión total se mantenga en niveles actuales, 21.7% del PIB, el sector privado ahora tendría que invertir 13.5 veces la inversión pública. No ocurrirá. Estamos en medio de desaceleración global, y en un año electoral en Estados Unidos, donde seguiremos siendo la piñata predilecta de Trump; prevalecerá la incertidumbre con respecto al T-MEC, y habrá proteccionismo repentino, como el arbitrario arancel reciente al acero estructural.

Pero el mayor riesgo está en casa. Este gobierno no gasta en lo que debería, corta el Seguro Popular y no invierte en seguridad, tira dinero en obra pública inútil mientras cancela inversión en infraestructura esencial. No son capaces de generar el ambiente de certidumbre y confianza que la inversión privada requiere. Invertirán menos de 1% del PIB en seguridad. Otros países en la región gastan tres veces eso. Además, vienen cambios legales inquietantes.

Le ponen la mesa al terrorismo fiscal. La evasión fiscal menor será crimen organizado. Quieren dar marcha atrás al sistema penal acusatorio, después del tortuoso camino andado. La extinción de dominio quita el sueño y la presunción de inocencia parece amenazada. Esta letal combinación matará a la inversión privada, incluso a la inmobiliaria.
Hay motivos de optimismo.

Quizá regresen las rondas y farmouts de Pemex y hay una reducción sustancial en el presupuesto para Tren Maya y Santa Lucía. Pero hay otra terrible interpretación posible, si piensan financiar estas obras emblemáticas con recursos no presupuestados. Me siguen preocupando las Afores. Ojalá que al quitarle la mitad de los recursos a Jóvenes Construyendo el Futuro estén admitiendo el colapso del programa, manchado por falta de transparencia y corrupción.

El presupuesto presentado no es definitivo pues falta que el Legislativo lo discuta. Como cuando jugaba ajedrez, ¡tiren otra vez! [Agencia Reforma]

 

 

- - - 

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio 

 

 

 

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto